20 septiembre 2017
  600.535 lectores
El Ártico registra estos días un enorme calentamiento, ¿cómo puede afectarnos?

Esta semana las temperaturas cerca del Polo Norte se sitúan muy próximas al punto de fusión (0ºC), lo que ha provocado la destrucción de mucho hielo marino en la banquisa ártica.

Una boya situada a escasos 160 km del Polo Norte ha registrado este pasado jueves 22 de diciembre una temperatura cercana a los ¡0ºC!. Un valor bastante anómalo e inusual para dicha zona, a pesar de las 24 horas de oscuridad que afectan a toda la región ártica en esta época del año.

Y es que las temperaturas en pleno Ártico deberían rondar los -20/-30ºC, pero estos días algunas estaciones meteorológicas están registrando anomalías térmicas de más de 15, 20 y hasta 30ºC respecto a la media.

Hay que tener en cuenta que las temperaturas allí no remontan por encima de los 0ºC hasta el mes de mayo aproximadamente, por lo que estamos hablando de anomalías muy significativas y, más aún, en una zona tan sensible como el Ártico, cuyas consecuencias se pueden dejar sentir en otras partes del hemisferio.

La imagen superior ilustra perfectamente la situación que se vive actualmente en el hemisferio norte, donde aire más cálido irrumpe bruscamente en pleno Ártico desde el Atlántico Norte y Europa, mientras el aire gélido que debería situarse en torno al polo se derrama sobre Siberia (Rusia) y partes de Norteamérica, Groenlandia y el Atlántico noroccidental.

 

¿QUÉ ESTÁ PROVOCANDO ESTA SITUACIÓN?

Una de las razones principales de estos calentamientos en latitudes altas son las potentes borrascas que circulan sobre aguas del Atlántico Norte. Enormes sistemas depresionarios que, posteriormente, se desvían hacia el norte y entran de lleno en pleno Ártico, arrastrando aire templado y muy húmedo desde las altitudes medias-bajas del Atlántico.

Es por ello por lo que una de las zonas más afectadas actualmente en cuanto a la pérdida de hielo marino es el lado Atlántico de la banquisa ártica.

En la siguiente animación se muestra cómo se ha destruido esta zona durante los últimos días, cuando hacía entrada esa intrusión cálida en el Ártico. Es espectacular y realmente preocupante la enorme destrucción y arrastre hacia el norte de hielo marino estos días, cuando debería estar expandiéndose:

 

¿QUÉ CONSECUENCIAS PUEDE TENER?

Esta situación de temperaturas positivas en latitudes altas ha provocado ya más de una desgracia natural en los últimos años, como por ejemplo fue el caso de la muerte de 80.000 renos en la península de Yamal, al norte de Siberia.

Y es que la lluvia hizo acto de presencia durante 24 horas sobre la nieve ya caída, saturando todo el espesor de arriba a abajo y formando un bloque de hielo endurecido debido al desplome rápido de las temperaturas que se produjo posteriormente, conduciendo a la inanición de los animales al no encontrar nieve suave en la que poder escarbar con sus pezuñas afiladas para acceder a líquenes y plantas bajas.

Los pastores de la zona perdieron la mayor parte o la totalidad de sus animales y tuvieron que recurrir completamente a la pesca de subsistencia y a volver a reconstruir sus rebaños; un proceso de varios años. Fue el episodio de mortalidad de renos más grande jamás registrado.

En este sentido, los pastores han observado que estos eventos son cada vez más intensos, más frecuentes y lo suficientemente extensos como para provocar la inanición de muchos animales en amplias zonas del territorio.

 

OLAS DE FRÍO EN LOS GRANDES CONTINENTES

Pero una de las grandes consecuencias de estas intrusiones cálidas al Ártico viene marcada por algo que ya hemos mencionado anteriormente y en otras ocasiones; aire más cálido en el Ártico = aire frío hacia Norteamérica y Eurasia.

Volviendo a la imagen que encabeza este artículo podemos ver perfectamente este efecto de acción-reacción, en la que la subida de aire cálido a latitudes altas provoca inmediatamente el desplome de aire muy frío de procedencia ártica hacia las grandes masas continentales del hemisferio norte.

De hecho, podemos comprobar cómo la anomalía de +20/+30ºC en el Ártico es equivalente con la anomalía negativa de -20/-30ºC a lo largo de una extensa zona de Rusia. Pero también vemos esas anomalías negativas de temperatura en el norte de Canadá y sobre Groenlandia.

En definitiva, el frío tiende a repartirse por otras zonas del hemisferio cuando el Ártico es tomado por aire más suave y húmedo, por lo que estos eventos de calentamiento favorecen situaciones de ola de frío en latitudes medias durante el invierno.

Europa no suele registrar tantas situaciones de frío extremo como Norteamérica o Rusia por la sencilla razón de que tenemos un gran elemento natural termorregulador; el Océano Atlántico y la deriva al este de las masas de aire.

Este hecho hace que, aunque el desalojo de aire frío se produzca desde Groenlandia hacia el sur y vierta sobre Europa, la masa de aire ártico acabará recalentándose rápidamente al sobrevolar las templadas aguas del Atlántico, llegando al oeste de Europa igualmente en forma de frío, pero sin temperaturas extremas.

Sólo cuando la circulación se ralentiza o se invierte, Europa puede verse afectada por temperaturas muy bajas, es decir; cuando el movimiento de las masas de aire no es del oeste al este, sino del este al oeste, algo que sucede con mucha menos frecuencia.

No obstante, a medio plazo se plantea una situación de frío intenso en buena parte de Europa (y también Norteamérica), como refleja la animación superior.

En ella podemos contemplar cómo tras el bloqueo anticiclónico de la próxima semana, que tendrá asociado una masa de aire bastante más cálida de lo normal (colores morados sobre Europa), la circulación podría llegar a frenarse o invertirse levemente en el continente europeo, provocando el desplome de una extensa masa de aire ártico con temperaturas notablemente inferiores a lo normal (colores azul-lila).

De momento todavía queda bastante lejos y habrá que ir siguiendo esta posible tendencia fría, pero no sería raro que enero comience con un panorama bastante invernal en gran parte de Europa. Toca estar pendientes, y tampoco hay que perder de vista la preocupante situación que se vive en el Ártico.



Aviso: Los comentarios ofensivos o que no se ajusten al contenido de la información podrán ser eliminados.

Comenta esta noticia

Dosemes
Número de Marca Comercial: 3.038.166 Inscrita en la Oficina Española de Patentes y Marcas.
Domicilio social: avenida Juan Carlos I, portal 8, nº 4 CP: 06001 Badajoz
Correo info@extremadura7dias.com
Director: Alejandro Sordo de las Heras
GRUPO VAUBÁN

Hecho con bPanel