03 diciembre 2016
  475.942 lectores
En marcha un cambio de patrón que traerá lluvias a todo el oeste peninsular

Una importante advección de aire cálido hacia el Ártico provocará un notable cambio en la circulación general de gran parte del Hemisferio Norte, rompiendo con el patrón de los últimos meses, en el que el frío quedaba alojado exclusivamente en latitudes muy altas.

Durante estos últimos días del año se está produciendo una situación muy llamativa y singular que promete traer grandes cambios a corto-medio plazo para muchas zonas del hemisferio, debido a una importante advección de aire cálido hacia latitudes muy altas a través del continente europeo.

Tal y como se trata de explicar en la infografía superior, el ascenso hacia el norte de una importante lengua de aire cálido estos días, irrumpe con fuerza en el Ártico y provoca el desalojo de todo el aire frío de la zona hacia latitudes medias, principalmente a través de Norteamérica y Eurasia.

Este hecho es muy significativo en la meteorología invernal del Hemisferio Norte, ya que es cuando se producen importantes irrupciones de aire frío hacia las grandes masas continentales de nuestro hemisferio y, por tanto, cuando el invierno más severo se deja sentir fuera de las zonas comunes.

Sin embargo, como es natural, no todas las zonas se verán afectadas de la misma forma, ya que, mientras unas zonas sufrirán temperaturas realmente bajas y algunas nevadas, otras verán una situación muy diferente, marcada por un tiempo más suave y bastante húmedo; lluvioso.

Es, por ejemplo, lo que cabe esperar para la Península Ibérica durante, al menos, los 10 primeros días de enero, en los que hablaremos de lo que se conoce en meteorología como una ‘circulación zonal’.

 

-¿Qué es una circulación zonal y cómo nos afecta?

Una ‘circulación zonal’ consiste en que las borrascas y sus frentes asociados se desplazan casi en línea recta a través de una determinada parte del hemisferio, como consecuencia de la poca ondulación de Chorro Polar. Como ya hemos apuntado en más de una ocasión, el Chorro Polar es un ‘río de viento’ a unos 12 km de altitud que, literalmente, dirige la circulación general en todo el hemisferio.

Además, esta cinta transportadora de viento en altura alberga las borrascas más potentes y eficientes en cuanto a lluvias en pleno desarrollo, haciendo que, por ejemplo en nuestra zona, se encargue de ‘lanzar’ las borrascas desde el Atlántico hasta Europa.

Pues bien, lo que va a suceder durante esta primera mitad de Enero 2016 es que el Chorro Polar descenderá bastante de latitud y conectará Norteamérica con el suroeste de Europa casi en un camino recto, lo que traerá consigo el acercamiento de todos los frentes asociados a las borrascas que se desarrollen y circulen por el Atlántico Norte durante los próximos días.

Esta situación hará que las lluvias estén muy presentes en todo el oeste y noroeste peninsular, con la entrada sucesiva de frentes que repartirán precipitaciones por gran parte de la Península Ibérica pero, insistimos, especialmente hacia la vertiente atlántica peninsular. La zona menos beneficiada por las lluvias será, como es clásico en estas situaciones, la mitad este y sureste peninsular, por donde los frentes ya llegan muy desgastados y casi sin precipitaciones.

Como se puede ver en la figura superior, tendremos una circulación muy fuerte y de componente oeste, que tiene un gran recorrido marítimo a través del Atlántico, lo que también ayuda a que las lluvias puedan ser abundantes en algunas zonas al recibir la llegada de muchísima humedad de origen subtropical.

Bien es cierto que, a priori, los modelos no prevén lluvias excesivamente abundantes en el oeste peninsular (ha habido peores temporales otros años), pero no por ello hay que subestimarlas. Algunos modelos intuyen una probable situación de lluvias muy cuantiosas en los primeros días del mes de enero (3, 4 y 5 de enero aproximadamente) para zonas de Galicia y norte de Portugal que sí podrían desencadenar algunos problemas de inundaciones, pero, de momento, es algo aún por confirmar.

 

-¿Por qué sólo en el este de Europa sufrirán los efectos de una Ola de Frío, y en el oeste del continente tiempo templado y lluvias?

Para responder a esta pregunta debemos volver a la infografía de antes, en la que vemos cómo se distribuyen las masas de aire estos días en nuestro lado del hemisferio.

Al producirse esa entrada de aire cálido al Ártico a través de Europa, inevitablemente se forma un anticiclón al norte del continente y sobre la zona de Rusia, que bombea aire extremadamente frío desde el entorno de Siberia hasta los países de Europa del este.

Ese será uno de los grandes desalojos de aire frío a latitudes medias que se va a producir en el hemisferio, pero habrá un segundo gran desalojo por Norteamérica, aunque en este caso esa lengua de aire frío no podrá descender tanto de latitud, quedando sobre todo en Canadá.

La razón de que ese aire frío no pueda descender tanto a través de Norteamérica no es otra que el intenso evento de El Niño que estamos registrando este año (calentamiento notable de las aguas del Pacífico Ecuatorial), siendo uno de los eventos más fuertes desde que se tienen registros, haciendo que el Chorro Polar del lado del Pacífico entre muy fuerte por el oeste de Norteamérica, evitando grandes desalojos sobre Estados Unidos, y quedando el aire frío algo más restringido al norte, como decíamos antes, sobre todo afectando a Canadá.

Este hecho hace que gran parte de ese aire frío de Norteamérica vierta rápidamente hacia el Atlántico Norte y el Chorro Polar gane muchísima fuerza sobre dicha región, provocando esa circulación generalmente de oeste y con muy poca ondulación, que lanza sucesivas borrascas y frentes atlánticos hacia el oeste del continente europeo.

Como es evidente, con una situación así en el Atlántico, es difícil que esa lengua de aire frío de Rusia pueda seguir avanzando hacia el oeste a través de Europa, prácticamente contracorriente, pues es una circulación extremadamente fuerte y persistente que lo hace inviable.

 

-Esperemos que, a medida que El Niño vaya perdiendo fuerza a lo largo de los próximos meses, se vayan produciendo nuevos cambios en la circulación general que traigan algo más de dinamismo meteorológico en Europa, ya que llevamos meses bajo el dominio general de las altas presiones al sur del continente y con temperaturas muy por encima de lo normal.

Hasta entonces, lo que parece seguro durante estos primeros 10 días de Enero 2016 es que las lluvias volverán con ganas por el oeste peninsular, aunque no lloverá de la misma forma en todas partes. El frío intenso de momento no parece que vaya a llegar a España, y las nevadas quedarían restringidas sólo a zonas medias y altas de montaña. Iremos siguiendo la entrada de cada frente a medida que vayan acercándose.



Aviso: Los comentarios ofensivos o que no se ajusten al contenido de la información podrán ser eliminados.

Comenta esta noticia


2  comentarios

  1. Voltair
    31/12/2015 15:34h.
    Moito muitinho
  2. VALTER
    29/12/2015 23:47h.
    MUITO MUITO BOM


Dosemes
Número de Marca Comercial: 3.038.166 Inscrita en la Oficina Española de Patentes y Marcas.
Domicilio social: avenida Juan Carlos I, portal 8, nº 4 CP: 06001 Badajoz
Correo info@extremadura7dias.com
Director: Alejandro Sordo de las Heras
GRUPO VAUBÁN

Hecho con bPanel