23 Mayo 2024
2 . 054 . 114 lectores
Última hora

Adiós a los sobres de kétchup: estos son los alimentos que van a desaparecer de los supermercados

Adiós a los sobres de kétchup: estos son los alimentos que van a desaparecer de los supermercados

Kétchup / UCEX

 

UCEX indica que los supermercados europeos dejarán de vender todos aquellos productos con envases de plástico en formato monodosis, como kétchup o azucarillos. Estos artículos tampoco podrán encontrarse en hoteles ni en restaurantes. Así, habrá que despedirse de los típicos sobrecitos individuales habituales en los locales de hamburguesas.

 

Se trata de una medida que ha aprobado el Parlamento Europeo con respecto al empaquetado de los alimentos, con el objetivo de reducir el consumo de plásticos de un solo uso. Se pretende con ello disminuir la contaminación y la sobreproducción de este material, que cuando no se recicla adecuadamente se acaba acumulando en forma de grandes balsas de basura en el mar.

 

Se estima que cada persona deshecha 180 kilogramos de envases cada año. La Unión Europea está incorporando fórmulas para reducir esa cifra. Según las previsiones debería disminuir en un 5% desde la actualidad hasta 2030, un 10% en 2035 y un 15% en 2024.

 

Esta norma se suma a otras ordenanzas de la entidad supranacional, que ya prohibió la purpurina para evitar los microplásticos y que también impedirá la venta de las bolsas de plástico más ligeras, de menos de quince microgramos de peso. Se trata de una modificación progresiva de los hábitos de producción y consumo imperantes hoy en día.

 

Además de las salsas que se comercializan en este formato, otros ejemplos de artículos que desaparecerán serán los paquetes de una sola dosis de aceite y los pequeños botes de champú, gel y crema típicos de los baños de los hoteles. Para que los fabricantes de este tipo de productos cuenten con tiempo suficiente para adaptarse, entrará en vigor el 1 de enero de 2030.

 

Una apuesta por la reutilización

 

Además de esa medida concreta, con esta normativa la Unión Europea promueve alternativas más sostenibles y permitirá que los clientes lleven sus recipientes a los establecimientos, sin que por ello se les pueda imponer un coste adicional. De este modo, se podrá llevar, por ejemplo, una taza a una cafetería o un tupper a un restaurante para llevarse a casa la comida sobrante.