29 Febrero 2024
2 . 054 . 114 lectores

OPINIÓN: Asistimos al regreso del bipartidismo en España

Asistimos al regreso del bipartidismo en España

 

Que en España la política es sinónimo de polémica no es sorpresa para nadie. Tampoco lo es, de igual modo, para cualquiera de las formaciones políticas que componen actualmente el Parlamento.

 

Ninguno de ellos, precisamente, está libre de pecados. Con el Parlamento más fragmentado de los últimos años, el pasado mes de julio asistimos a una jornada electoral inédita que contó con el mayor registro de votos emitidos por correo de la historia. España estaba entonces sumida en una ola de calor sin precedentes ya que éste ha sido el verano más cálido de los últimos tiempos. Pero ni siquiera las vacaciones de verano desmovilizaron a los ciudadanos para ejercer su derecho al voto.

 

El 23J arrojó un resultado electoral que apuntaba a varias sesiones de investidura, tal y como ha sucedido. Tras el intento fallido de Feijóo, ahora es el turno de Sánchez. El presidente en funciones no sólo tiene como enemigos a los representantes de la derecha española, sino también a los que tiene dentro de su propio partido y los que se sitúan al otro lado de la Cámara.

 

En el independentismo no se pueden albergar las esperanzas del nuevo gobierno ya que para ellos la amnistía está por encima de la estabilidad del país. Así se lo han hecho saber a Pedro Sánchez, quien ya ha manifestado un ‘NO’ rotundo a la amnistía y al Referéndum que piden desde Junts y ERC. A pesar de ello, el presidente en funciones está siendo cauto en las negociaciones, y ni siquiera ‘ha salido a la palestra’ para enfrentarse a Feijóo en la sesión de investidura de la que este último no salió elegido presidente.

 

TODOS CONTRA SÁNCHEZ

 

El PP contra Sánchez, los ‘socialistas’ de antes contra Sánchez, y los independentistas contra Sánchez. La novela, que podría titularse así mismo, no ha hecho más que empezar. La estrategia del presidente en funciones está siendo la de mostrar cercanía con la gente de a pie, asistiendo incluso a pubs y bares de la ciudad de Granada donde no ha dudado en fotografiarse con ciudadanos y colgarlo en sus redes sociales.

 

Con Alfonso Guerra y Felipe González ‘entorpeciendo’ las negociaciones con sus declaraciones, Sánchez sigue a lo suyo. No sentó bien precisamente que Guerra afirmase que la vicepresidenta Yolanda Díaz pasase demasiado tiempo en la peluquería, ni tampoco las duras declaraciones de Felipe González apelando a un pacto de estado entre PSOE y PP. ¿Habría aceptado el Felipe González de antes un pacto con Aznar? Pasan los años y parece ser que ellos sí se han movido de la foto para seguir saliendo. Y es que los tiempos cambian, y el Partido Socialista también lo ha hecho. Así lo afirmaba Óscar Puente en la sesión de investidura en la que fue el portavoz del Partido Socialista en el Congreso.

 

LA TRANSICIÓN HACIA EL BIPARTIDISMO

 

Con la caída del imperio de Podemos, el desmantelamiento de Vox con los datos que han salido a la luz, y la desaparición de Ciudadanos, PSOE y PP se frotan las manos.

 

Sumar es realmente ‘un quiero, pero no puedo’, ya que a pesar de que Yolanda Díaz es una de las políticas mejor valoradas, las formaciones que integran su partido nunca llegarán a ponerse del todo de acuerdo.

 

El bipartidismo es y siempre ha sido una seña de identidad del sistema político español. Y lo es porque por nuestro sistema han pasado infinidad de partidos que ya han desaparecido. Lo hizo la UCD de Adolfo Suárez, Alianza Popular dando paso al PP, el Partido Comunista que quedó sin representación y se integró en IU, y esta última que inició su paso en Podemos y ahora lo hace en Sumar. A esto hay que sumar otras secciones de la izquierda más radical aud también forman parte del partido de Yolanda Díaz. También desapareció CIU, UPyD, y otras tantas. Y entre tanto, el único partido que no ha cambiado sus iniciales desde el inicio de la democracia y que continúa su curso es el Partido Socialista.

 

Un partido cambiado, en forma y en tiempo, en la forma de liderar, que podrá gustar o disgustar, pero que sobrevive a la vorágine junto con el PP. No sabemos si Feijóo sobrevivirá dentro de su partido ya que su predecesor no salió bien parado, pero su contrincante, Sánchez, ha ganado hasta el momento todas las batallas y esta podría ser la definitiva.

 

¿Habrá elecciones? No lo sabemos, pero lo que sí está claro, contra todo pronóstico, es que estamos asistiendo al regreso del bipartidismo porque sólo eso generará estabilidad política, económica y social.