24 Abril 2024
2 . 054 . 114 lectores

La AECC lucha por implantar espacios sin humo en Extremadura

Casi el 50% de los menores entre 14 y 18 años consumen vapeadores y cigarrillos electrónicos

 

Con motivo del Día Mundial Sin Tabaco que se celebra este miércoles 31 de mayo, la Unión de Consumidores de Extremadura (UCE) ha querido recordar a la ciudadanía que el tabaco es el responsable de más de dos tercios de las muertes por cáncer de pulmón en todo el mundo.

 

Este día se celebra desde el año 1987 gracias a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para concienciar sobre los riesgos que tiene el consumo del tabaco y promover políticas para reducir el consumo.

 

Este año, además, la UCE quiere hacer hincapié en el consumo de cigarrillos electrónicos, vapeadores y pipas de agua, tras dispararse la compra de estos aparatos en los jóvenes, pudiéndose convertir en la puerta para entrar en el mundo del tabaquismo, por lo que quieren dar a conocer los diferentes efectos que ocasionan, pues aunque la ciudadanía cree que sus daños son menores, realmente tienen los mismo efectos perjudiciales para la salud.

 

Según recoge la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) los vapeadores tienen en su interior un líquido constituido, fundamentalmente, por tres elementos: glicerina, nicotina y propilenglicol. Y cuando el primero se calienta, se producen fundamentalmente tres carbonilos: la acroleína, el formaldehido y acetaldehído; tres sustancias que producen cáncer.

 

El consumo de los cigarrillos electrónicos ha aumentado notablemente, superando al del tabaco en cinco puntos: el 46,3% de estudiantes de entre 14 y 18 años ha consumido cigarrillos electrónicos frente al 41,7% que ha probado el tabaco en 2022. Un nuevo hábito que ha crecido 25,5 puntos desde 2014 y que se considera incluso más peligroso, puesto no existe una percepción de riesgo asociada al consumo de cigarrillos electrónicos, vapeadores o cachimbas.

 

La Unión de Consumidores de Extremadura apuesta por seguir trabajando y conseguir concienciar a la sociedad de los efectos que ocasiona el consumo de estas sustancias, debido a que si no se controla, más de 8 millones de personas podrán fallecer a causa del tabaquismo de aquí al 2030, en tan solo 7 años. Entre esta cifra, 800 mil personas serán fumadores pasivos que pagarán el vicio de los que tienen a su alrededor.

 

Por otro lado, la Asociación Española Contra el Cáncer,  recuerda la necesidad de garantizar más espacios libres de humo para proteger a la población, ya que el 90% de los espacios públicos donde hay menores existen restos con más de 70 sustancias cancerígenas.

 

Gracias a la Asociación, la provincia de Badajoz ya ha conseguido en las ciudades de Don Benito, Berlanga, Valverde de Llerena y La Albuera liberar espacios de humo, mientras que, con otros municipios, como Badajoz o Montijo, se está en negociaciones para lograrlos. 

 

Desde la Asociación se ha incidido en que el humo del tabaco produce cáncer en aquellos que fuman y también en los que lo respiran, por lo que es una mejora para la sociedad que se habiliten estas zonas en las que está prohibido fumar en exterior.


Según los datos del Observatorio de la Asociación Española Contra el Cáncer (2022), Extremadura es la comunidad autónoma de todo el país en la que más personas fuman a diario, con un porcentaje del 25% de la población, frente al 19,8% de la media estatal.

 

Asimismo, no consumir tabaco o cigarrillos electrónicos tienen grandes ventajas como:

 

  • A los 20 minutos: la presión sanguínea y el ritmo cardiaco tienden a normalizarse.

 

  • A las 8 horas: la cantidad de nicotina y de monóxido de carbono contenidos en la sangre disminuye a la mitad. La cantidad de oxígeno que puede transportar la sangre tiende a normalizarse.

 

  • A las 24 horas: el monóxido de carbono, residuo del humo del cigarrillo, casi ha desaparecido de nuestro cuerpo. Los pulmones comienzan a limpiarse eliminando mucus y restos de humo.

 

  • A las 48 horas: el cuerpo ha eliminado completamente los restos de nicotina y se siente una gran mejora en el olfato y el gusto.

 

  • A las 72 horas: se siente una mejora en la capacidad respiratoria y pulmonar.

 

  • 2 a 12 semanas: se produce una importante mejora en el funcionamiento del sistema circulatorio. Aumenta la sensación de bienestar.

 

  • 3 a 9 meses: desaparece la tos crónica que acompañó nuestra vida de fumadores. Para este momento la capacidad respiratoria aumenta por lo menos en un 10%.

 

  • 5 años: la posibilidad de tener una crisis cardiaca es dos veces menor que la de un fumador.

 

  • 10 años: la posibilidad de tener una crisis cardiaca es la misma que la de un no fumador. El riesgo de tener cáncer de pulmón es dos veces menor que la de un fumador.