23 Abril 2024
2 . 054 . 114 lectores

OPINIÓN: Ni los fantasmas ni las sombras deben oscurecer el proceso de primarias

OPINION:

PSOE Extremadura

 

El sábado 2 de marzo, la militancia socialista extremeña elegirá a su candidato para la Secretaría General, y ese mismo día se conocerá cuál va a ser el rumbo que tomará el PSOE.

 

Los socialistas están inmersos en un proceso de Primarias complejo desde hace semanas para elegir a la persona que sucederá al Secretario General del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

 

Siempre hay quienes intentan enturbiar el proceso, cuando debería ser democrático desde el principio hasta el fin. En este contexto, se dilucidan también las posiciones enfrentadas y los ataques contrapuestos. Por ello, hablar del aparato cuando se pretende alcanzar el poder, y desde el propio poder, no tiene mucho sentido. Menos aún lo tiene cuando se desconoce un proceso de elección alegando que es el aparato quién elige a un presidente de Diputación. Todo ello, pasando por alto que para llegar hasta ahí es la militancia de una agrupación local la que debe confiar su nombre para una candidatura, y posteriormente debe ser elegido por sus vecinos en unos comicios electorales. Dicho lo cual, llegar a la Presidencia de una institución provincial no es algo que decida el máximo órgano de un partido al 100% sino que viene precedido por una serie de acontecimientos que parten desde las bases, pasando por el pueblo y recogiendo los apoyos de toda una comarca hasta llegar a la provincia.

 

Sea como fuere, las elecciones primarias son libres, de coacciones y de presiones. Son un mecanismo, mediante el cual la militancia de forma anónima elegirá. Y elegirá el futuro de un partido que precisa cambios si quiere mantenerse a la vanguardia de lo que los extremeños desean. Algo que sólo sucederá si las cadenas del pasado dejan de atar las malas praxis que les han llevado a perder parte de la confianza del pueblo.

 

Ni los fantasmas, ni las sombras, ni quienes no han podido estar en primera línea deberían intentar oscurecer el mayor acto de libertad que tiene la militancia comprometida de un partido. Quienes más allá de pagar una cuota anual tienen ahora la responsabilidad de elegir qué es lo mejor para su tierra. El próximo 2 de marzo conoceremos qué deciden los 9.685 extremeños convocados en las Casas del Pueblo. Y sólo en ellos, y en su voto libre, estará la clave.