24 Julio 2024
2 . 054 . 114 lectores

¿Es bueno el café para la salud?

¿Es bueno el café para la salud?

 

El café es una de las bebidas más consumidas en el mundo y también una de las que crea más controversia. Hay quienes no pueden prescindir del café y otros, en cambio, ni lo prueban. Numerosos estudios sostienen que el consumo habitual de café no solo no es perjudicial para la salud, sino que protege frente a algunas enfermedades. Descubre los efectos positivos y negativos sobre la salud de esta bebida, según indican desde OCU.

 

CAFÉ, CAFEÍNA Y SUS EFECTOS EN LA SALUD

¿Remedio prodigioso o, por el contrario, enemigo de la salud? Para poder posicionarnos a favor de los partidarios o del lado de los detractores del café, desde la OCU indican "hemos revisado diferentes estudios internacionales que han evaluado los datos disponibles sobre los efectos del consumo de café en la salud".

 

DETRACTORES Y PARTIDARIOS ¿QUIÉN TIENE LA RAZÓN?

 

La conclusión, - expresan - es que, considerado en su globalidad, el café puede ser un precioso aliado de nuestra salud: el consumo moderado puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar algunas enfermedades. ¿Todo gracias a la cafeína? Pues no solo, veamos por qué.

 

COMPOSICIÓN DEL CAFÉ

 

El componente principal del café es el agua, presente en un 95%. El 5% restante está compuesto por una serie de sustancias, entre ellas la cafeína. La cantidad de cafeína de una taza de café depende de varios factores: de la variedad de café (la variedad robusta tiene más cafeína que la arábica: entre un 2 y 3% la robusta, y entre un 1 y 2% la arábica), de la molienda, del grado de tostado y del modo de preparación (café espresso, americano, soluble). ¿Y el resto?

 

El café es una bebida rica en sustancias antioxidantes: contiene cientos de ellas, incluidos ácidos clorogénicos, que pertenecen a la familia de los fenoles, y melanoidinas, sustancias que se desarrollan durante el tostado. Los antioxidantes son capaces de contrarrestar los efectos dañinos de los radicales libres; se piensa que, de esta forma, pueden reducir el riesgo de desarrollar aquellas enfermedades en las que el estrés oxidativo desempeña algún papel, como sucede en enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas o algunos tumores.

 

El café también contiene nutrientes, como azúcares, aminoácidos, lípidos, sales minerales (incluidos magnesio y potasio) y vitaminas (niacina o B3).

 

La sensación de acidez viene dada por algunos ácidos (por ejemplo, el ácido cítrico, málico), mientras que las sustancias volátiles son responsables de los innumerables aromas que se perciben al degustar el café.

 

CAFEÍNA: QUÉ ES

 

La cafeína es un compuesto químico que se encuentra de forma natural en algunas plantas: café, cacao, té, guaraná y nuez de cola. También se añade en las bebidas energéticas y en algunos suplementos alimenticios que se utilizan como coadyuvantes para la reducción de peso y para deportistas. Algunos fármacos también contienen cafeína, expresan dede la OCU. 

 

¿EFECTOS DE LA CAFEÍNA?

 

La cafeína tiene propiedades farmacológicas como estimulante, porque aumenta el estado de alerta, la capacidad de reacción y de concentración, al tiempo que reduce la sensación de fatiga y mitiga la falta de sueño.

 

Otros posibles efectos de la cafeína son:

  • el aumento de la frecuencia del latido cardíaco;
  • el aumento del ritmo y profundidad de la respiración;
  • estimula la diuresis (cantidad de orina) y el peristaltismo intestinal (movimientos que se producen en el tubo digestivo y que facilitan la digestión, la absorción y la eliminación de los alimentos);
  • tiene propiedades analgésicas útiles en el tratamiento de la migraña y otras cefaleas;
  • potencia el efecto analgésico del paracetamol y de los antiinflamatorios no esteroideos (como el ibuprofeno) y acelera la aparición del efecto;
  • en dosis altas puede ocasionar agitación, ansiedad, irritabilidad e insomnio.

 

Hay que tener en cuenta, en cualquier caso, que los efectos de la cafeína pueden ser variados en función del patrón de consumo. De hecho, algunos de ellos solo se observan de forma aguda, cuando la cafeína se toma en dosis elevadas de forma puntual, o en el corto plazo, lo que no sucede con el consumo moderado de café. Por lo que se refiere al efecto estimulante, el más conocido de ellos, aparecen a los 15 o 30 minutos después de la ingesta. Generalmente, duran de 2 a 5 horas, el tiempo necesario para que el cuerpo elimine la sustancia. En cualquier caso, varía de una persona a otra y depende de factores como la edad, el peso y el estado de salud.

 

La interrupción repentina de la ingesta de cafeína en quienes la consumen regularmente puede causar síntomas de abstinencia, que suelen producirse los dos primeros días de haber dejado de tomar cafeína; se manifiestan con dolor de cabeza, cansancio, somnolencia y estado de ánimo bajo. Estos síntomas desaparecen en unos pocos días y son atenuados en cuanto se vuelve a tomar café.

 

¿TOMAS DEMASIADA CAFEÍNA?

 

El exceso de cafeína puede ser un problema, pero lo cierto es que el consumo de café no tiene por qué resultar perjudicial para la salud, al contrario, hay estudios que confirman que un consumo moderado tiene efectos beneficiosos, tanto en general, como a la hora de prevenir o incluso tratar ciertas enfermedades. 

 

Mucho se habla de la mala fama del café: te puede alterar, desvelarte e impedir que concilies el sueño, en exceso llegar a provocar una úlcera... pero, ¿sabías que consumir habitualmente café o té reduce el riesgo de padecer Párkinson, osteoporosis o diabetes?, ¿o que desempeña un papel protector en determinados tipos de cáncer? Ahora bien, más vale no tomarlo demasiado caliente: las bebidas ardientes también pueden ser dañinas.

 

TEN CUIDADO DE NO BEBERLO DEMASIADO CALIENTE

 

En 2016, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) recopiló toda la información disponible sobre la relación entre el consumo de bebidas calientes y el cáncer. Del análisis de numerosos estudios científicos sobre el tema, los expertos del Centro han identificado una relación entre el consumo de bebidas calientes y la incidencia de tumor de esófago. La IARC concluyó que el consumo regular de bebidas muy calientes (por encima de 65°C) es “probablemente cancerígeno” para los seres humanos. Por lo tanto, dejar que se enfríe un poco el café recién hecho es una medida muy adecuada para la salud.