3 Marzo 2024
2 . 054 . 114 lectores

Denunciar contenido ilícito en Internet será más fácil a partir de ahora

Denunciar contenido ilícito en Internet será más fácil a partir de ahora

 

Con la implementación de la Ley de Servicios Digitales los consumidores estarán más protegidos del riesgo online. Internet es ya un escenario imprescindible tanto para el comercio como para los compradores, por ello se hace necesaria la protección de las compras y las ventas que se realicen, evitando así el contenido ilícito.

 

En este sentido, para sobreproteger a los internautas y consumidores online, la Ley estipula una separación entre las plataformas. Por un lado, están aquellas que reciben más de 45 millones de visitas al mes, las cuáles están controladas directamente por la Comisión Europea. Ejemplo de ello son motores de búsqueda como Google Search, redes sociales como Facebook o plataformas como Booking.

 

Por otro lado, el resto de plataformas que reciben menos de 45 millones de visitas, serán controladas por cada uno de los estados miembros en los que estén domiciliadas. Estas tienen hasta el 17 de febrero de 2024 para comenzar a cumplir con la Ley de Servicios Digitales.

 

EL PAPEL DEL CONSUMIDOR

 

Si el consumidor detecta cualquier anomalía ilícita en el contenido, a partir de ahora tendrá más fácil la posibilidad de denunciar. Si se está difundiendo un contenido falso, delictivo o discriminatorio o si se percata de la venta de productos falsificados, o que no respeten los derechos del consumidor, OCU informa que:

 

•        La empresa o plataforma que da alojamiento a esa página o comercio tiene la obligación de facilitarte un canal para comunicar la existencia de contenido ilícito.

•        Deben acusar recibo de tu denuncia.

•        Deben actuar para corregir la situación.

•        Tienen que publicar cada año (cada seis meses si son de gran tamaño), un informe de lo que han hecho para moderar los problemas.

•        Si no actúan rápidamente para eliminar o bloquear el contenido ilegal, podrían llegar a ser responsables de los daños y perjuicios que cause ese contenido ilícito.

 

En definitiva, lo que se pretende es que las compras online puedan ser seguras, así como la navegación por internet en busca de información veraz y contenido real.