25 Junio 2024
2 . 054 . 114 lectores

OPINIÓN: Berrea

Eduardo de las Heras

7 de Septiembre de 2023

OPINIÓN: Berrea

 

Ha llegado ese momento único y mágico a todos los rincones de la sierra, un bramido agudo anuncia que la lucha por el territorio y por las hembras ha comenzado, se inició hace algunos días en torno al veintiocho de agosto.


Él sabe que es el dueño de la dehesa y abandona la mancha donde se siente protegido y busca los calveros, los aceros y las veredas para perpetuar su genética.


 

Un hilo de luz abre el día abrigado por una temperatura variable.


Pelotas de hembras y crías corretean sin sentido por las explanadas, llenas de encames nocturnos.


Allí se encuentran varios machos de calado, rodeados por alcornoques y encinas que dibujan su hogar desde hace siglos.


 

Saben que deben luchar y lucharán mientras los bramidos persistentes en el tiempo alertan a los presentes.


Es un momento maravilloso lleno de vida, lleno de todo aquello que nos separa de lo lógico y lo ilógico donde cualquiera queda absorto y admirado por la naturaleza y su belleza infinita entre luces tenues y olores que alimentan la imaginación más exquisita.


Pasan las horas como si fueran segundos, ellos dibujando la vida, nosotros simplemente respetándolos.