23 Mayo 2024
2 . 054 . 114 lectores
Última hora

Comunicación efectiva en la pareja: la clave para una relación saludable

Miguel Melchor Quijada - Psicólogo de la Fundación Sorapán de Rieros

10 de Mayo de 2024

OPINIÓN: Comunicación efectiva en la pareja: la clave para una relación saludable


La comunicación es el pilar fundamental de cualquier relación, y en el contexto de la pareja, se convierte en el vehículo principal para comprender, conectar y resolver conflictos. En su esencia, la comunicación implica el intercambio de información, pensamientos, sentimientos y necesidades entre dos individuos. Sin embargo, la comunicación efectiva va más allá de simplemente hablar y escuchar; implica habilidades específicas que fomentan la comprensión mutua, la empatía y el crecimiento conjunto.


La comunicación efectiva en la pareja se refiere a la capacidad de expresar abierta y honestamente los pensamientos y sentimientos, así como de escuchar activamente a la otra persona con empatía y comprensión. Implica una comunicación clara, respetuosa y sin juicios que permite a ambas partes sentirse valoradas y comprendidas.


Cómo llevar a cabo una comunicación efectiva en la pareja


Practicar la escucha activa: La escucha activa implica prestar atención completa a lo que la otra persona está diciendo, mostrando interés genuino y evitando interrupciones. Un ejemplo práctico sería:



Imagina que estás en casa con tu pareja después de un largo día de trabajo. Mientras te sientas en el sofá, tu pareja comienza a contarte sobre su día en la oficina. Expresa cómo se sintió abrumado por una reunión estresante y cómo tuvo dificultades para resolver un problema importante. Para practicar la escucha activa, puedes seguir estos pasos:


Mantén contacto visual: Dirige tu mirada hacia tu pareja mientras habla. Esto demuestra que estás prestando atención y que valoras lo que están diciendo.
Asiente con la cabeza: Asentir con la cabeza de vez en cuando muestra que estás escuchando activamente y comprendiendo lo que están comunicando.
Usa lenguaje corporal receptivo: Evita cruzar los brazos o fruncir el ceño, ya que esto puede enviar señales de que estás cerrado o no interesado en lo que dice tu pareja. En su lugar, adopta una postura abierta y relajada.


Haz preguntas abiertas: Muestra interés en lo que está compartiendo tu pareja haciendo preguntas abiertas que inviten a profundizar en su experiencia. Por ejemplo, podrías preguntar: "¿Cómo te hizo sentir esa situación?" o "¿Cómo crees que podrías abordar ese problema en el futuro?".


Refleja lo que han dicho: Para demostrar que realmente estás entendiendo lo que tu pareja está comunicando, puedes parafrasear o repetir algunos de los puntos clave que han mencionado. Por ejemplo, podrías decir: "Entiendo que la reunión de hoy fue realmente estresante para ti y que te sentiste frustrado por no poder resolver el problema de inmediato".


Evita interrumpir: Es importante permitir que tu pareja termine de expresar sus pensamientos antes de responder. Evita interrumpir o saltar con soluciones o consejos antes de que tu pareja haya tenido la oportunidad de compartir completamente su experiencia.


Al practicar la escucha activa de esta manera, estás mostrando a tu pareja que te importa y que estás disponible para apoyarlos emocionalmente. Esto no solo fortalece la conexión entre ustedes dos, sino que también fomenta un ambiente de apertura y confianza en la relación.


Expresar sentimientos de manera asertiva: La asertividad implica comunicar tus pensamientos y sentimientos de manera clara y respetuosa, sin ser agresivo ni pasivo. Un ejemplo práctico sería:


Imagina que tienes un desacuerdo con tu pareja sobre cómo dividir las tareas del hogar. Te has dado cuenta de que estás asumiendo la mayor parte de las responsabilidades y te sientes abrumado y resentido. En lugar de guardar tus sentimientos para ti mismo o estallar en un acceso de ira, decides expresar tus sentimientos de manera asertiva. Aquí hay un ejemplo práctico de cómo podrías hacerlo:


Escenario: Estás sentado en la mesa de la cocina mientras tu pareja se prepara para salir. Has estado pensando en el desequilibrio en la distribución de las tareas del hogar y cómo te está afectando emocionalmente. Decides abordar el tema de manera asertiva y constructiva.


Expresión de Sentimientos de Manera Asertiva:
Tú: "Quiero hablar contigo sobre algo que ha estado pesando en mi mente últimamente."
Tu pareja: "Claro, ¿qué pasa?"
Tú: "Me he dado cuenta de que últimamente he estado asumiendo la mayor parte de las responsabilidades en cuanto a las tareas del hogar, y siento que me estoy sintiendo abrumado y agotado."
Tu pareja: "Lo siento, no me di cuenta de que te sentías así. ¿En qué puedo ayudar?"
Tú: "Aprecio que estés dispuesto a ayudar. Creo que podríamos sentarnos juntos y hacer una lista de tareas del hogar más equitativa para que ambos podamos compartir las responsabilidades de manera más justa."
Tu pareja: "Eso suena como una buena idea. Estoy de acuerdo en trabajar juntos para encontrar una solución que funcione para ambos."


Análisis:
En este ejemplo, has expresado tus sentimientos de manera clara y respetuosa, evitando culpar o atacar a tu pareja. Has comunicado cómo te sientes y has ofrecido una solución constructiva para abordar el problema. Al hacerlo, has creado un espacio para el diálogo abierto y la colaboración, lo que puede fortalecer la conexión y la comprensión mutua en la relación.


La comunicación asertiva en la pareja es crucial para abordar los problemas de manera efectiva y para construir una relación saludable basada en el respeto y la comprensión mutua. Al expresar tus sentimientos de manera asertiva, puedes promover una comunicación abierta y honesta que beneficie a ambas partes.
vitar la comunicación defensiva: La comunicación defensiva puede obstaculizar la resolución de conflictos y generar distancia en la pareja. En lugar de defenderse o culpar al otro, es importante tomar responsabilidad por tus acciones y buscar soluciones juntos. 


Escenario:
Imagina que tu pareja te menciona que últimamente ha estado sintiendo que no pasas suficiente tiempo de calidad juntos. En lugar de escuchar su preocupación y reflexionar sobre cómo pueden mejorar juntos, te sientes atacado y te pones a la defensiva.


Comunicación Defensiva:
Tu pareja: "He estado pensando últimamente que no pasamos tanto tiempo juntos como solíamos hacerlo. ¿Podemos hacer un esfuerzo para planificar algunas actividades juntos?"


Tú (reaccionando defensivamente): "¿Cómo puedes decir eso? Siempre estoy ocupado con el trabajo y otros compromisos. No es justo que me hagas sentir culpable por eso."


Comunicación Constructiva sin Defensas:
Tu pareja: "He estado pensando últimamente que no pasamos tanto tiempo juntos como solíamos hacerlo. ¿Podemos hacer un esfuerzo para planificar algunas actividades juntos?"


Tú (evitando la defensa): "Entiendo que te sientas así. Reconozco que he estado ocupado últimamente, pero me gustaría encontrar formas de pasar más tiempo de calidad juntos. ¿Qué tipo de actividades te gustaría hacer?"


En el primer ejemplo, la respuesta defensiva solo sirve para aumentar la tensión y dificultar la resolución del problema. Al ponerse a la defensiva, la persona puede sentirse atacada y poco dispuesta a comprometerse. Esto puede crear un ciclo negativo de comunicación en el que ambos se sienten frustrados y distantes.
En el segundo ejemplo, la respuesta evita la defensa y reconoce los sentimientos de la pareja. Al mostrar empatía y disposición para abordar el problema juntos, se crea un espacio para la colaboración y el crecimiento en la relación. Esto fomenta una comunicación más abierta y constructiva, lo que puede fortalecer la conexión y la comprensión mutua en la pareja.


Evitar la comunicación defensiva en la pareja es fundamental para resolver conflictos de manera efectiva y para construir una relación basada en el respeto y la confianza mutua. Al practicar la escucha activa, expresar sentimientos de manera asertiva y evitar la defensa, las parejas pueden fomentar una comunicación más saludable y fortalecer su vínculo emocional.


Utilizar el "yo" en lugar del "tú": Al comunicar tus necesidades y emociones, es útil usar frases que comiencen con "yo" en lugar de "tú", lo que ayuda a evitar que la otra persona se sienta atacada o culpable. 


Escenario:Imagina que has notado que tu pareja ha estado pasando mucho tiempo en el teléfono últimamente durante las cenas, lo que te hace sentir ignorado y no valorado. Decides abordar el tema de manera asertiva, pero quieres asegurarte de no hacer que tu pareja se sienta atacada.


Comunicación usando el "yo" en lugar del "tú":
Tú: "Últimamente, he notado que durante nuestras cenas, me siento desconectado cuando pasas mucho tiempo en el teléfono. Me hace sentir como si mi compañía no fuera suficiente."


Tu pareja: "Lo siento, no me di cuenta de que te estaba haciendo sentir así. Entiendo cómo eso puede ser frustrante. Haré un esfuerzo para estar más presente durante nuestras comidas juntos."


Análisis:
En este ejemplo, has expresado tus sentimientos y preocupaciones utilizando "yo" en lugar de "tú". Esto ayuda a evitar que tu pareja se sienta atacada o culpable, centrándote en tus propias emociones y experiencias en lugar de señalar directamente su comportamiento.


Al comunicarte de esta manera, estás abriendo un diálogo constructivo sobre cómo te afecta el comportamiento de tu pareja, en lugar de culparlos por lo que están haciendo mal. Esto fomenta una comunicación más abierta y receptiva en la pareja, lo que puede ayudar a resolver conflictos de manera más efectiva y fortalecer la conexión emocional entre ustedes dos.


Usar el "yo" en lugar del "tú" en la comunicación en pareja es una estrategia efectiva para expresar tus necesidades y sentimientos de manera asertiva, sin culpar o atacar a tu pareja. Esto promueve un ambiente de respeto mutuo y comprensión en la relación, facilitando una comunicación más saludable y constructiva.


Fomentar la empatía: La empatía es fundamental para una comunicación efectiva en la pareja. Intenta ponerte en el lugar de tu pareja, comprendiendo sus pensamientos y sentimientos desde su perspectiva. 


Escenario
Imagina que tu pareja está estresada por un proyecto importante en el trabajo y se siente abrumada por la presión. En lugar de simplemente ofrecer soluciones o minimizar sus preocupaciones, decides mostrar empatía hacia sus sentimientos y experiencias.


Fomentar la empatía
Tú: "Sé que este proyecto en el trabajo ha estado causándote mucho estrés últimamente. Debe ser difícil lidiar con tanta presión."
Tu pareja: "Sí, ha sido bastante abrumador. Me siento como si estuviera bajo una montaña de trabajo."
Tú: "Puedo imaginar lo estresante que debe ser para ti. ¿Hay algo específico en lo que pueda ayudarte o apoyarte durante este período?"
Tu pareja: "Gracias por entender. Solo necesito un poco de tiempo y espacio para concentrarme en esto, pero tu apoyo significa mucho para mí."


Análisis
En este ejemplo, has mostrado empatía hacia los sentimientos y experiencias de tu pareja al reconocer y validar sus emociones. En lugar de minimizar su estrés o tratar de arreglar la situación de inmediato, has ofrecido un espacio seguro para que tu pareja exprese sus preocupaciones y necesidades.


Al fomentar la empatía en la comunicación en pareja, estás fortaleciendo el vínculo emocional y la comprensión mutua. Esto crea un ambiente de apoyo y colaboración en la relación, donde ambos se sienten escuchados, valorados y comprendidos.
La empatía es una habilidad crucial en la comunicación en pareja, ya que promueve la conexión emocional y facilita la resolución de conflictos. Al practicar la empatía, puedes construir una relación más sólida y satisfactoria, basada en la comprensión mutua y el apoyo mutuo.


En definitiva, la comunicación efectiva en la pareja es fundamental para construir una relación sólida y saludable. Al practicar la escucha activa, expresar sentimientos de manera asertiva, evitar la comunicación defensiva, utilizar el "yo" en lugar del "tú" y fomentar la empatía, las parejas pueden fortalecer su conexión emocional y resolver conflictos de manera constructiva.