16 Junio 2024
2 . 054 . 114 lectores

OPINIÓN: Reapertura de la Ruta de la Plata, ¿por dónde?

Juan E. Mena Cabezas, portavoz del Movimiento por el Tren Ruta de la Plata y miembro de la Plataforma por el Tren de Extremadura.

25 de Septiembre de 2023

OPINIÓN: Reapertura de la Ruta de la Plata, ¿por dónde?

 

La Reapertura del Corredor Oeste –conocida como Ruta de la Plata- en su parte más septentrional parece que socialmente está admitida. Y la administración estatal, que se comprometió en febrero pasado con un Estudio de Viabilidad entre Plasencia y Astorga, parece que lo cumplirá. Eso sí, no con los plazos y necesidades que la Emergencia Climática y las necesidades de transporte lo requieren. Como se ha demostrado en el último año, si se apoya el transporte por ferrocarril, los trenes se llenan y las emisiones de CO2, lógicamente, se atenúan.

 

Que haya encuentros de alto nivel institucional, como el de Plasencia del próximo 25 de septiembre, resulta positivo. Pero conviene aclarar y denunciar que lo que se traspone o trasluce es más bien la dinámica de un “lobby” constructor empresarial (y político) más que la necesidad de acometer la verdadera Reapertura. Esto es, que los habitantes de unas provincias y comarcas vaciadas se comuniquen y que se favorezca un verdadero mallado de la red ferroviaria peninsular para que se muevan mercancías y servicios entre el norte y el sur.

 

 

Haber llevado al cierre de servicios en 1984, y posterior ostracismo, a la traza ferroviaria entre Plasencia  y Astorga ha sido uno de tantos errores históricos que no tienen perdón, por lo que esa decisión de los señores F. González y E. Barón ahí quedan en su balance político, pero también empujaron más la depresión de las comarcas afectadas. Tampoco se justifican las demoras y escasa apuesta que ha hecho el Ministerio y el portavoz del MITMA en el Congreso, Sr. C. Ramos, en los últimos ocho años, demorando este demandado Estudio de Viabilidad (por fin en curso) y dando al traste con numerosas iniciativas parlamentarias. Para más inri las negociaciones con Europa recientes han corrido serio riesgo: de quedarnos fuera de la red básica; menos mal que se inventó la RED AMPLIADA.

 

Así lo denunciamos el Movimiento por el Tren Ruta de la Plata entonces y ahora la Plataforma por un Tren Sostenible que Vertebre e Territorio y Enfríe el Planeta. La apuesta que se hizo por el transporte privado y por la carretera contribuyó más a nuestro deterioro ambiental.

 

Poco o nada hicieron algunos gobiernos autónomos como el de Castilla y León para minimizar sus efectos de los cierres previstos mientras que en Extremadura, en cada convocatoria electoral, se repetían las promesas de sendos partidos gobernantes y, a la postre, quedó el tema para olvidar y superar. Así lo hicieron los sucesivos gobiernos de Vara que dejaron levantar las vías, asumiendo cánones de Adif y animando a los municipios a subirse al “carro de la vía verde”, muy de moda y, como queda demostrado (¡!), altamente rentable. Dos folios de la delegación Territorial de Andalucía de Renfe bastaron para sepultar la oportunidad de mantener la traza actual con posibilidades futuras. De esta forma, y ya justificado todo, el Sr. Martín en la Dirección General de Turismo y menospreciando la importancia estratégica del futuro ferrocarril, promovió y difundió las bondades de esta “senda verde” sobre la Vía de la Plata,  un itinerario innecesario habida cuenta de las alternativas ya existentes en este territorio cacereño, lleno de caminos (incluido el de Santiago) y otras rutas pecuarias.

 

 

 

 

Por eso, lo que se habla y trata ahora es de abrir nuevos trazados olvidando el antiguo, apostar por alta velocidad y unión de cabeceras provinciales y priorizar Plasencia-Salamanca (y conexión a Valladolid y Madrid), en vez de demandar un TODO hasta Astorga, como así lo necesita el Oeste Peninsular. Y no tiene defensa social abogar por tramos o etapas. Demandamos la totalidad de la Ruta, YA, y por supuesto de tráfico mixto.

 

Es decir, lo que demandamos y, a nuestro entender corresponde en este momento histórico y de crisis ambiental y social es, a nuestro entender, lo siguiente:

 

  • Que una de las alternativas a estudiar en el Estudio de Viabilidad sea la traza actual en el mayor porcentaje posible, obviando lógicamente algunos tramos que siempre fueron difíciles. Utilizar al máximo los terrenos públicos existentes son garantía de su sostenibilidad ambiental y gran ahorro de costes innecesarios.
  • Que esta necesaria línea de Altas Prestaciones que vertebre el territorio del Oeste Peninsular en todo caso, en las alternativas posibles contemplen recuperar al máximo los tramos antiguos de la traza de la Ruta original, configurando una infraestructura tan actual como segura.
  • Que debe tener paradas al menos en las cabeceras comarcales, ya que la comunicación y desplazamientos de viajeros es un objetivo básico, no circunstancial.
  • Que realizar una traza “ex novo” arroja unos costes económicos y un deterioro ambiental inasumible por la sociedad y por nuestro territorio.