24 Abril 2024
2 . 054 . 114 lectores

La primavera y las alergias: cómo prevenir los síntomas

NO PUBLICAR: La primavera y las alergias: ¿Cómo prevenir los síntomas?

 

La llegada de la primavera preocupa a gran parte de la población a causa de las alergias. Por ello, es muy común escuchar eso de que “hasta junio es lo que toca”.

 

Sumado a ello, cada vez son más comunes los síntomas alérgicos entre la población. Síntomas que se acrecientan para quienes viven en ciudades donde hay mayores riesgos de padecer esta sintomatología debido a la contaminación urbana. Y es que, sumado a los efectos del polen, las industrias y la mayor afluencia de vehículos provoca mayor animadversión entre quienes tienen este problema.

 

La alergia primavera viene provocada por los granos de polen que se encuentran en las plantas y las flores. Pero, además, también pueden ubicarse en árboles y el césped natural. Al entrar en el organismo, a través de los ojos, la nariz o la boca, el polen provoca una reacción inmunológica. Afectando directamente al aparato respiratorio, se produce lo que conocemos como fiebre del heno o rinitis alérgica.

 

SÍNTOMAS Y CARACTERÍSTICAS

 

El picor nasal y ocular; la producción de moco más acuoso; los estornudos frecuentes; el enrojecimiento ocular y el lagrimeo, junto con la congestión nasal y ocular son los síntomas asociados a la alergia.

 

Una alergia que viene producida una vez que el polen entra en contacto con el organismo.

 

RECOMENDACIONES PARA PREVENIRLA

 

En el hogar o el lugar de trabajo se recomienda mantener cerradas las ventanas, así como utilizar humificadores y acondicionadores de aire con filtro de polen. Esto último también es importante en los vehículos, por lo que conviene realizar una revisión a tiempo.

 

Además, es recomendable evitar los ambientes cargados de humo o que presenten cambios bruscos de temperatura. Entre otras, es conveniente evitar asistir a parques, jardines o bosques.

 

En el cuidado más personal, a las personas con propensión a padecer alergia se les recomienda el uso de gafas de sol o mascarillas para proteger tanto los ojos como las fosas nasales. Para la descongestión, el uso de agua marina también podría ser efectivo.