14 Junio 2024
2 . 054 . 114 lectores

OPINIÓN: El silencio de la izquierda y el tambaleo de la derecha

OPINIÓN: La discreción de la izquierda y el tambaleo de la derecha

 

Han pasado 18 días desde que se celebrasen los comicios electorales del pasado 23 de julio y todavía no se sabe nada.

 

Los españoles no saben a ciencia cierta quién será el próximo presidente del gobierno, ni qué partidos con exactitud apoyarán a uno u otro bloque.

 

Está claro que PP y Vox han concurrido casi de manera conjunta en estas elecciones, aunque ahora parezca todo lo contrario. Las ganas de Feijóo de desmarcarse (actualmente) de la extrema derecha, le ha hecho acercar posturas con Coalición Canaria.

 

De esta forma, y tras las declaraciones de Abascal afirmando que apoyaría la investidura del PP sin entrar en el gobierno, su portavoz ha tendido la mano al dirigente popular, mostrándose receptiva a apoyar una posible investidura poniendo sobre la mesa ‘la agenda canaria’.

 

Hasta el momento no se conoce con exactitud la posición de la formación canaria, pero sí se sabe que el PP contará con total seguridad con los 33 diputados de Vox y el diputado de UPN. En total sumaría 171 escaños, a falta de conocer qué hará finalmente CC con su diputado.

 

CONSTITUCIÓN DE LA MESA DEL CONGRESO

 

El próximo 17 de agosto se constituirán las Cortes, y con ello se celebrará uno de los momentos más relevantes del inicio de legislatura: la constitución de la mesa del Congreso.

 

Compuesta por nueve miembros, aún se desconocen las propuestas de los bloques, pero lo que sí se ha dado a conocer es que, la socialista, Meritxell Batet no repetirá como presidenta del Congreso.

 

NEGOCIACIONES ENTRE PARTIDOS

 

Ante tanta incertidumbre, la izquierda permanece en silencio. Los contactos entre Sumar y ERC parecen ir bien. La formación cuenta con siete diputados, los mismos que Junts. Poca broma, si tenemos en cuenta que estos 14 diputados que abogan por el independentismo serán necesarios para investir a Sánchez como presidente.

 

A Feijóo no le temblará el pulso de contar con Vox para la investidura, y tampoco en el caso de tener que incluirles en la Mesa del Congreso, otorgarles Secretarías de Estado o cargos relevantes. No han negado en ningún caso que la formación vaya a formar parte de los órganos de gobierno o, incluso, liderar algunas comisiones en el caso de alcanzar el gobierno. Tampoco en Extremadura iban a estar de pleno en gobierno y finalmente Guardiola tuvo que agachar la cabeza y tragarse sus propias palabras.

 

Por eso, de un modo u otro, los 14 diputados de ERC y Junts jugarán un papel fundamental en la investidura de Sánchez. Lo harán porque el presidente en funciones aboga por un gobierno progresista frente a todo lo demás. Conocedor del pluralismo que engloba a España procurará aunar los apoyos y encauzarlos de forma equitativa. O al menos, todo lo que sea posible.

 

ÚLTIMA HORA

 

En la política interna de Vox, por su parte, la cosa se complica. Tras la dimisión de Espinosa de los Monteros, hasta ahora portavoz en el congreso, ha llegado la dimisión de su sucesor. El médico y político, Juan Luis Steegmann, ha renunciado este jueves a su acta de diputado en la Cámara Baja. Del mismo modo ha desistido también de sus cargos orgánicos en el partido. Tras su marcha, la siguiente llamada será para Carla Toscano.

 

En un comunicado, Steegmann ha afirmado que, tras no haber conseguido el escaño tras el recuento del 23J, “el día 24 de julio se cerraba la puerta para continuar siendo diputado, y fue la razón para que presentara mi dimisión en el comité ejecutivo nacional de Vox. Ahora se abre de nuevo la puerta del Congreso, pero no voy a entrar por ella".

 

Casi alcanzando la media noche de este 10 de agosto, pasados 18 días desde las elecciones generales, Sánchez no ha dado un paso al frente de manera pública. En la sombra y bajo la discreción, prepara su próxima respuesta.

 

Mientras tanto, Vox continúa su senda de dimisiones y el PP se muestra cada día más nervioso por alcanzar una posible investidura.