14 octubre 2019
  1 . 244 . 548 lectores
La bandera extremeña. 40 años en el recuerdo

Aunque nos parezca mentira, la bandera de Extremadura surgió y se reivindicó como un acto de rebelión. Surgió de una manera espontánea, popular. Como una acción ciudadana, al margen de las instituciones que, en aquel “temprano” 1976, aún no tenían la legitimidad de las urnas, y se negaban a aceptarla.

Y se reivindicó inicialmente desde una fuerza política minoritaria, pero muy respetada en los ambientes progresistas de España en general y de Extremadura en particular: el Partido Socialista Popular (PSP), liderado en nuestra región por el añorado abogado, político, escritor y poeta Martín Rodríguez Contreras, ya desde el mismo año de 1976.

En ese tiempo, diversos grupos y asociaciones progresistas de emigrantes extremeños, diseminados por diversos puntos de España, en sus lugares de asentamiento y en sus poblaciones de origen cuando venían de vacaciones, mantuvieron una incesante actividad por conseguir su implantación, ligada a su lucha por un retorno digno, pan, trabajo y libertad en nuestra tierra.

La verde-blanca-negra iba abriéndose camino contra viento y marea. Y recuerdo que una dirigente política me decía: “¿Por qué tiene que llevar el color negro, que es de luto y tristeza, cuando hay que aspirar a un mundo solidario y de bienestar?”. Pues por eso, le dije: porque aspiramos a ese mundo “verde” soñado, esperanzado, escribiéndolo sobre el papel “blanco” del presente continuo, pero sin olvidar nuestras raíces, ensombrecidas de “negro” en nuestra historia tantas veces, demasiadas veces, en los tiempos remotos y recientes.

¡Qué ilusión la de aquellos jóvenes de entonces, la mayoría procedentes de la emigración, colocando la bandera “clandestinamente” en las fachadas de los ayuntamientos, en las plazas mayores, en los múltiples actos de reivindicación contra la construcción de centrales nucleares, en las reclamaciones de justicia y solidaridad!

¡Con cuánto cariño la llevamos al I Congreso de Emigrantes Extremeños, que celebramos en Cáceres en agosto de 1978, clausurándose en Badajoz, en contra de las previsiones agoreras de los inmovilistas legendarios!

Luego todo iría “sobre ruedas”. Cuando los “bienpensantes” vieron que era imposible detener la voluntad espontánea de la gente, se subieron también al carro de la bandera y procuraron apropiársela como si fuera de propia creación. Esas cosas ocurren, pero la historia, en “negro” del recuerdo, en “verde” del futuro y en “blanco” del presente que se escribe, está ahí para mostrarnos la pasión de una lucha que implantó un símbolo que ahora es, para todos, seña de identidad.



Aviso: Los comentarios ofensivos o que no se ajusten al contenido de la información podrán ser eliminados.

Comenta esta noticia


5  comentarios

  1. Maria José Fernández
    10/10/2016 19:17h.
    Gracias Moisés por este hermosos recuerdo a la bandera y por refrescarnos la memoria
  2. Ines
    21/06/2016 15:46h.
    Orgulloso de se Extremeña,adoro mi tierra y todo lo wue la forma
  3. Platanito del Guadiana
    30/03/2016 12:20h.
    La independencia de Badajoz. La mayor gilipollez que conocieron los siglos, ni esperan conocer los venideros. Fdo: otro pacense
  4. unpacense
    15/03/2016 10:40h.
    Este trapo palestino del revés no representa a Badajoz ni a la Raya. Fuera las manos junteras de aquí.
  5. María jesus
    04/03/2016 15:52h.
    Para mi es un orgullo ser extremeña y esta bandera representa mis raices

GALIFARMA
Número de Marca Comercial: 3.038.166 Inscrita en la Oficina Española de Patentes y Marcas.
Domicilio social: Avenida Juan Carlos I, portal 8, nº 4 CP: 06001 Badajoz
Correo info@extremadura7dias.com
Director: Alejandro Sordo de las Heras
GRUPO VAUBÁN

Hecho con bPanel