08 diciembre 2019
  1 . 244 . 548 lectores
OPINIÓN: La mente es el arma más poderosa y destructiva que tenemos

Desde hace varios meses se ha especulado sobre si el show anual de Victoria Secret se iba a realizar como se ha venido realizando hasta ahora o, si finalmente se iba a cancelar dicho espectáculo.

Pues bien, hace una semana la reputada marca de lencería femenina anunció que finalmente, no realizarían el prestigioso desfile.

Aunque la marca haya hecho público un comunicado en el que señalan como motivo principal de la cancelación del espèctáculo la pérdida económica que está sufriendo desde hace tiempo, todo hace pensar que la verdadera razón se debe a  que, Victoria Secret ya no encaja en el prototipo con el que las mujeres se sienten identificadas en el S.XXI.

Básicamente, porque ya no está tan implantado un prototipo definido con el que la mujer tenga que regirse. Aunque muchas sigan queriendo ser como las top models, hay otra gran mayoría que se identifica con otro tipo "distinto" de cuerpo.

Las modas son cada vez más pasajeras, pasa el tiempo y, la realidad no es como antes pues, la sociedad está en constante cambio. En esa transformación se puede apreciar que la mayoría de las mujeres no ven las medidas 90-60-90 como el canon de belleza en el que tienen o quieren convertirse.

Aun así, la obsesión con el cuerpo es uno de los grandes problemas que tienen muchas personas, ha quedado tan marcado desde hace décadas que tienes que tener un cuerpo 10, estar delgada para poder sentirte bien, sentirte atractiva, creyendo que solo así vas a poder gustar a los demás y un sin fin de pensamientos determinados mayoritariamente en las mujeres, que ha llegado a ocasionar gravísimas y severas consecuencias.

No solo se meten con una persona por estar gorda, también lo hacen cuando es o está más delgada de lo normal. Las personas asocian a que si alguien está más delgada de las medidas estandar es porque tiene alguna enfermedad y, deben saber que no siempre es así, pues puede haber miles de motivos por los que una persona es o está así.

Aun así, en los últimos años la diversidad se está haciendo un hueco cada vez mayor en la sociedad, encajando así perfectamente como si se tratase de una de las piezas cruciales de un puzle.

Desde hace tiempo `las tallas grandes´ tienen una mayor cabida y, al igual que existen diferentes personas también hay variedad de tallas. Las empresas de textil se han dado cuenta que si quieren cubrir las necesidades de todas las personas en cuanto a las tallas de las prendas, tienen que ampliar la gama de medidas de la vestimenta que ofrecen.

Uno de los motivos de este hecho es la aceptación. En general,  las personas están muy concienciadas que una de las claves más importantes para ser felices es aceptarse a uno mismo.

Hacer de las imperfecciones tus perfecciones, aceptar tu cuerpo, tu rostro, tu voz, aceptarse con los defectos y virtudes, porque toda esa mezcla hace la esencia que te caracteriza. Ya que cada una de características que te definen, te hacen ser una persona diferente, especial y única.

La sociedad está evolucionando y ya no influyen los roles de género que han estado siempre establecidos.

Determinados tipos de deportes, aficiones, juguetes, colores, así como, cientos y miles de patrones que siempre han estado definidos para un determinado tipo de género.

Esto ha provocado que realizar lo contrario a lo prestablecido sea acto de rechazo, de no ser aceptada por los demás e incluso de mirar mal a esa persona por ser diferente al resto.  

El mundo está lleno de estereotipos y etiquetas, de prejuicios y perjuicios que influyen de manera consciente o no, en el día a día de las personas.

Sin embargo, aunque todavía queda mucho por mejorar y cambiar, son cada vez más las personas que se aceptan a si mismas fomentando así su propia felicidad. Porque cuando se está bien también lo estas con los demás y, por tanto tiene más probabilidad de alcanzar la felicidad absoluta.

La mente es el arma más poderosa y destructiva que tenemos, sobre todo con nosotros mismos. Ten mucho cuidado con lo que le dices a los demás, tus palabras pueden herir o afectar más de lo que crees a alguien. Además, nadie debe creer que puede permitirse el lujo de meterse en la vida de los demás.

Pero sobre todo, lo que nunca se debe de hacer es comparar tu vida o tu felicidad con la de los demás, ya que  las apariencias engañan y la realidad no siempre es como parece.

FOTO: Depositphotos



Aviso: Los comentarios ofensivos o que no se ajusten al contenido de la información podrán ser eliminados.

Comenta esta noticia

GALIFARMA
Número de Marca Comercial: 3.038.166 Inscrita en la Oficina Española de Patentes y Marcas.
Domicilio social: Avenida Juan Carlos I, portal 8, nº 4 CP: 06001 Badajoz
Correo info@extremadura7dias.com
Director: Alejandro Sordo de las Heras
GRUPO VAUBÁN

Hecho con bPanel