26 Mayo 2024
2 . 054 . 114 lectores

OPINIÓN: Una reunión sin conclusiones que no soluciona el muro de Navalmoral

OPINIÓN: Una reunión sin conclusiones que no soluciona el muro de Navalmoral

 

El miércoles se reunió la Plataforma no al Muro con el delegado del Gobierno en Extremadura, José Luis Quintana. Asistieron dos coportavoces y una arquitecta de la plataforma y del sector de la construcción. En representación del COADE (colegio de arquitectos) una arquitecta. En representación de Apamex (asociación de integración social y accesibilidad universal), su presidente. 

 

Quintana nos ha explicado que nos escuchaba pero que sin competencias en materia ferroviaria transmitiría al Ministerio todas las cuestiones que le plantearamos.

 

En primer lugar, apoyados en documentación del proyecto, le hemos descrito las afecciones y el deterioro social y económico del trazado en superficie, de una ciudad dividida para los próximos 100 años, donde incluso el aumento de población previsto con la puesta en funcionamiento del Polígono Industrial Regional (ExpacioNavalmoral) encontraría una ciudad incómoda, impidiendo la accesibilidad universal, generando puntos negros desde la perspectiva de género, con distancias largas sin posibilidad de uso ciclista, aumentando la discriminación social y económica para vivir juntos. 

 

La solución de soterramiento en la parte urbana crearía un modelo de Ciudad integrada, y no despilfarraría 100 millones de euros en destruir el casco urbano (presupuesto del proyecto actualmente en ejecución) y crear un caos circulatorio imposible de resolver  a lo que se suma la entrada y salida de autobuses (Navalmoral acoge un tráfico diario de 17.000 vehículos). 

 

Desde luego los plazos para conseguirlo (5 años según el ministro Oscar Puente) no interrumpirían la línea  que no empieza en Navalmoral. La nueva línea de altas prestaciones (electrificada y de tráfico mixto) Madrid- Badajoz (Lisboa) no estará disponible hasta el año 2032 y como línea AVE (por Toledo) hasta el 2050, entonces ya de doble vía en todo su recorrido. 

 

En segundo lugar le hemos pedido hacer llegar al Ministerio la premura de una reunión urgente a fin de ser escuchados debidamente. Ante lo cuál, José Luis Quintana, se ha comprometido a transmitir nuestras demandas con toda la información que podamos enviarle al respecto. 

 

Se ha indicado que el proyecto actual incumple normativas respecto a la ley del suelo y reglamentos de perspectiva de género y accesibilidad en las cuales la región es pionera. 

 

Por otra parte no se trata de que el soterramiento cambie la línea aprobada según el estudio de impacto ambiental (Cáceres- Navalmoral) y por tanto se paralice todo, sino de modificar sin alterar la línea, en un tramo de 1,5 km de la parte urbana de la ciudad de Navalmoral.

 

Le hemos indicado el malestar de una ciudad importante para la región que sin embargo invisibilizada por su situación limítrofe y alejada tanto de Badajoz como de la capital regional. Desde luego en esta petición nos gustaría que los responsables políticos y administrativos de la región pudieran visitar in-situ la obra lo cual mostraría más a las claras su compromiso con la población de Navalmoral y comarcas vecinas.

 

Nos importa, y mucho, las personas que juntas intentamos mejorar las maneras democraticas de vivir juntos en la ciudad, y qué mejor hacerlo con un proyecto en el que nos sentimos partícipes activamente. Y así se lo hemos explicado al Delegado de Gobierno en Extremadura. 

 

Desde luego, como plataforma cívica, nunca hemos rehuido el trabajar conjuntamente con todas las instituciones y administraciones sin importar el color político. Llevamos seis años llamando la atención acerca de un proyecto lesivo para el futuro desarrollo de Navalmoral y comarcas, para lo cual hemos buscado alianzas con todos los profesionales expertos y asociaciones que pudieran estudiar e informar con detalle para cambiar lo que se han empeñado desde el Ministerio de Transportes, antes también de Agenda Urbana (que el proyecto en superfice no aplica) y ahora de Movilidad Sostenible (que el proyecto en superficie impide). Por esto no entendemos un empecinamiento inexplicable en encontrar pegas al soterramiento donde ningún estudio e informe las encuentra. Más allá de toda política local partidista para la ciudad, está la vida de las personas.

 

¿Por qué nos impiden que los gritos democráticos y pacíficos de toda la población morala se conviertan en un diálogo constructivo? Ahora ya solo el Ministerio de Óscar Puente tiene la decisión de hundir o reflotar Navalmoral (y que conste que esto no es Venecia) para todo el siglo.